viernes, 13 de febrero de 2009

EL DELIRIO DE 'CIUDADANO KANE'

La famosa película de Orson Welles, considerada la mejor película de la historia, tuvo un rodaje muy elaborado y estaba inspirada en hechos reales.

La historia reflejaba el delirio de un millonario que se hace construir la mansión más grande del mundo, llena de todos los tesoros imaginables y hasta zoológicos y acuarios, así como réplicas de pueblos enteros.
Para poder llevar todo eso a la pantalla y reflejar semejante monumentalidad, hubo que crear, por primera vez en la historia del cine (hablamos de 1940), miniaturas tridimensionales para que sirvieran de decorados. Al mismo tiempo se usaron unas pinturas especiales que creasen, en diferentes tonalidades, sensación de profundidad.
El resultado fue apabullante.


La película, que aún no he visto a pesar de mi cinefilia, se inspiraba en un personaje real, William Randolph Hearst, dueño de un imperio mediático y que se estaba haciendo notar en la prensa por tirar el dinero en caprichos de megalómano.

No hay comentarios: